Un masaje con final final

Este hombre, siempre que se encuentra estresado, va a un centro de masaje donde lo alivian de una forma muy especial. Lo primero que hacen es frotarle muy bien el cuerpo. Después, cuando ya se ha acabado con eso, la tía que lo hace se quita el sujetador para dejar a la vista sus enormes tetas. Después lleva la mano a su polla y le empieza a hacer una buena paja hasta que se corre.

Deja un comentario