Madura le come la polla al amigo de su hijo

Esta tía siempre se ha sentido atraída por el amigo de su hijo, y ha esperado a que este ha cumplido los 18 años para tener sexo con él. Para seducirle, se ha metido con él en la bañera y le ha ido comiendo la polla de una forma de lo más especial. Se la ha puesto tan dura que en lo primero en lo que el chico podía pensar era en metérsela. Han follado hasta correrse a la vez.

Deja un comentario